Hace unos meses, en un ataque de rigurosidad extrema, hice un post en el que reproché, entre otras cosas, que una conocida estuviera en Buenos Aires y no diera señales de vida luego de que prometiera traerme un libro desde Los Angeles. Bien, el fin de semana pasado, las señales llegaron. Ya desde LA, una muchacha ofendida devolvió la posta y, disculpas van, explicaciones vienen, el asunto se cerró así: hoy me avisó que tiene el libro en sus manitos para enviármelo. ¿Justifica un libro tamaño enredo? Parece que sí. Según mi ahora adorada y por siempre mejor teclista argentina de todos los tiempos (jeje), la obra que me mandará es buenísima. Se trata de The Art of Looking Sideways, de Alan Fletcher. Y por favor no me digan que se consigue en Baires porque me tiro al piso a llorar.

Uncategorized

3 Replies to “Culpas go home”

Leave a Comment

Your email address will not be published. Required fields are marked *