– Hola. ¿Planetario?
– ¿Con qué número quiere comunicarse?
– 9265
– Ah no. Hay uno equivocado.
– Disculpe.
– Ok. No es nada.
Palabras más, palabras menos, el mini diálogo telefónico se repite en la santa sede de roxanova desde hace meses (ahora mismo acaba de pasar). Lo raro es que, normalmente, este tipo de llamados contínuos debería fastidiar. Pero no sé… cuando me dicen Planetario me causa gracia. Un par de veces la conversación se extendió un poco y terminamos en los anillos de Saturno. ¿Llamarán mucho al Planetario preguntando por roxanova?

Uncategorized

Leave a Comment

Your email address will not be published. Required fields are marked *