No le estoy dedicando mucho tiempo al cine ya que, bueno… se me han despertado otros costados adictivos. Lo mejor lo vi hace ya varias semanas: Ordet (Carl Theodor Dreyer, 1955), alta cumbre del cine, ahora lo sé; y Luz Silenciosa (de Carlos Reygadas), muy buena version de la anterior.

Otras que me gustaron:
Cesky sen (Sueño checo)
Temporada de patos
Mogari no mori (El bosque de luto)

Uncategorized

Leave a Comment

Your email address will not be published. Required fields are marked *