Gaspar Noé es un argentino radicado desde adolescente en Francia. Ayer, con su película Irreversible, fue el centro del escándalo en el Festival de Cannes. Durante la proyección del film (que finalmente recibió más aplausos que abucheos) hubo crisis de nervios y hasta desmayos. Un asesinato a golpes de extintor y los 15 minutos de la violación a Monica Belluci en una sola toma fueron demasiado para una veintena de personas, que debieron ser atendidas con máscaras de oxígeno en el vestíbulo del Palacio de los Festivales. De 2.400 espectadores, 250 abandonaron la sala durante la proyección. La película compite por la Palma de Oro, que se entregará mañana domingo.

Uncategorized

3 Replies to “Querían ver Bambi”

Leave a Comment

Your email address will not be published.