Cincuenta heridos, tres de ellos de gravedad, dejó el primer encierro de los Sanfermines, la “fiesta” taurina que se celebra en la ciudad navarra de Pamplona, al norte de España. Hasta el 14 de julio, se sueltan cada mañana seis toros por las angostas calles de la ciudad vieja, que son conducidos hasta la arena, donde por la tarde son faenados por los toreros. Miles de personas van para recorrer el trecho de 825 metros de largo bajo la amenaza de los toros, con un diario enrollado como única arma. Supongo que para la mayoría de españoles y para los de Navarra, especialmente, estos encierros son maravillosos. A mí me parecen tristísimos.

Uncategorized

23 Replies to “Una joda bárbara”

Leave a Comment

Your email address will not be published. Required fields are marked *